Cumpliendo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cumpliendo.

Mensaje por Blood Dupre el Dom Jun 19, 2011 9:13 am

-Todo listo… ahora solo resta esperar- comento el pelinegro para si mismo en un leve susurro de tono cansado, para luego dejar al silencio gobernar otra vez el salón. Hizo movimientos circulares con su cuello y brazos. Después, caminano hacia una mesa cercana a la puerta, sentándose sobre esta, dejando la espalda reposar contra el frio relajante del muro. La tarde no era calurosa, pero si algo cálida. Sus parpados no tardaron en caer sobre sus ojos, cubriéndolos de forma pesada, producto del agotamiento. Y así comenzó su espera, solitaria, pero igualmente ansiosa.

Lo que era el centro del amplio salón se hallaba ahora vacio a causa de la mano de Blood, quien había alistado toda la aula como el creía era mas adecuado. Había apilado las sillas y mesas contra los muros, también desarmo la enorme batería, dejando sus piezas en un rincón y así con otros muebles, consiguiendo despejar la zona central para mayor comodidad suya y de su audiencia. A esto, se le debía sumar la odisea que había resultado el conseguir que su profesor le confiara ese cuarto durante la especial tarde. Su profesor tenía sus propias sospechas, no del todo confiado que usaría la sala solo para ensayar, pero al final cedió y le concedió su autorización para su uso por ser uno de sus mejores alumnos. Finalmente, como cereza del pastel, tuvo que reponer las viejas cuerdas del bajo, pues apenas si lo usaba, proceso en el cual una muy tensa cuerda se soltó y le hirió, dejando un moretón pequeño en su zurda. Nada grave realmente.

Un trabajo y preparación quizá innecesarios, puesto que el público estaba compuesto por nada más una sola persona. Exactamente, su audiencia era singular, solo una espectadora. Pero una muy especial. Pues era Kokone, cuya presencia y contemplar resultaban un agrado de desmedidas proporciones al pelinegro. La mera presencia de ella era mejor que cualquier estadio que su música pudiera repletar en algún futuro. Claro, esto solo lo lograría si triunfaba como músico y conseguía llenar un estadio.

En resumen, todos los preparativos, muy simples de por si, se debían tan solo a Kokone, quien no debía demorar mucho mas en llegar. Estaba anheloso de verla, mas su extenuada apariencia no lo expresaba. No podía dejar que le viese así, seria vergonzoso… pero ni siquiera abrió los ojos, ya que la pared le resultaba inexplicablemente cómoda.

En el claro que había creado, yacían dos sillas separadas por la discreta distancia de poco más de dos metros. Esta simpleza seria su escenario aquella tarde, la cual de seguro seria un bonito recuerdo que quedaría soldado por siempre en su mente. O mejor dicho, todo el día perduraría en su memoria. Pues no solo había iniciado una amistosa relación con Kokone, ademas habían acordado juntarse allí. ¿Para que? Muy simple, o quizá no tanto: Blood iba a tocar su música a la artista que, secretamente, más admiraba. ¿Lo mejor de todo? Lo haría en calidad de nuevo amigo, no como un simple fanático. Antes de ese día no existía ni un tipo de lazo entre el par, pero ahora… Ahora el no podía estar mas agradecido.

Permaneció sentado, con una minúscula sonrisa dibujada en sus labios.
avatar
Ver perfil de usuario
Localización :
...

Empleo /Ocio :
Musico, duh (?)

Humor :
No te importa realmente...

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Alice~ el Lun Jun 20, 2011 3:08 am

Como nunca las clases se habían hecho casi eternas; como si las ansias pro salir de ese salón y caminar al siguiente aumentaran a medida que el reloj avanzaba. Tic toc, tic toc. Resonaba la melodía del reloj indicando el pasar del tiempo. Podía incluso comparar la espera a la de un concierto. Antes de presentarse, se sentía inquieta y asustada, pensando como algún mal paso podría arruinar lo que preparaba por semanas. Bastaban las palabras de su padre para relajarla y hacerle entender que todo estaría bien. Esta vez, él no estaba a su lado para reconfortarla de esa manera y esto era una situación común para una chica, o sea, debería serlo, ¿No?

Era curioso que se sintiera así, en especial porque Blood era recién un conocido, no habían pasado muchas horas desde que se habían conocido en el comedor de ese enorme instituto. Y aun así, se sentía fuera de lugar. Era raro sentirse de esa manera pero también algo nuevo, no sabía si se repetiría o no, solo pensaba que aquellas maripositas se sentían bien. Le daban algo de cosquillas y arrancaban una que otra sonrisa de la joven.

Cuando las campanadas anunciaron el fin del periodo dejo de mirar la ventana perdida y observaba como sus compañeros poco a poco se retiraban. No tenia de quien despedirse, no le había sido fácil acercarse a alguien en el instituto. Diferentes eran las razones. Peter, que no dejaba de molestarla cuando se acercaba a otros o su fama; algo contrario a lo que mucho creerían. Todos asumían que por ser parte de la farándula del país era presuntuosa, egocéntrica y altiva. Que equivocados estaban sus compañeros, pero… ¿Quién era ella para hacerlos cambiar de opinión?

Tomo su bolso y le abrazo para luego salir con calma del salón. Caminaba hasta la sala indicada. Miro por la ventana mientras respiraba relajada, no sería ético dejar que las ansias le ganaran cuando esto era solo una demostración. Quizás mas adelante el mayor tendría conciertos a gran escala, así como ella, cuando eso pasara, iría para ver el triunfo del peli negro. ¿Qué tan glorioso se volvería? Seguramente agarraría mucha fama. Tendría muchas novias. Después de todo es apuesto, tiene la mirada fina y decisiva que les gusta a muchas mujeres. El azul de sus ojos es casi hipnotizantes, su blanca piel y sus cabellos los hacían casi brillar, como obligando a quien le morar perderse en ellos. Su porte, su voz lo volvía de esos hombres que difícilmente se encontrarían en Japón y sus…

Se quedo parada en medio del pasillo. ¿Pero que estaba pensando? Sacudió su cabeza un par de veces, dándose por entendida que debía dejar de pensar tantas cosas. Recién estaba conociendo a Blood y nunca había que confiar en las impresiones.

- Permiso – Murmuro cuando entraba a la sala, fijándose en el vacío que se había formado, no recordaba ese peculiar orden. Luego miro al pelinegro apoyado contra la pared y no pudo evitar soltar una dulce sonrisa ladeando innecesariamente la cabeza.

Finalmente había llegado y, sinceramente, los nervios la devoraban por dentro. Lo peor, no entendía la razón.


♪ ~La música empieza donde se acaba el lenguaje~ ♪
ღ ღ ღ
avatar
Ver perfil de usuario
¿Qué eres? :
Famoso

Localización :
No muy lejos~

Empleo /Ocio :
Al Mando~

Humor :
Adivínalo ~

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Blood Dupre el Vie Jun 24, 2011 5:30 am

El sueño se había expandido por sobre gran parte del lado que lo mantenía mas despierto, por lo que ahora se encontraba en un estado intermedio entre el ensueño total y la lucidez, claramente más cercano al abismo que resultaba dormir. Y el cansancio adquirido en el día no ayudaba en lo más mínimo. De cualquier manera, aun en aquel estado su mente podía divagar en pensamientos en los cuales podría cavilar despierto sin dificultad alguna, la diferencia recaía en que al estar así, surgían inevitablemente, siendo el despertar la única manera de abandonar el forzado aunque agradable reflexionar. Pero claro, desvelarse resultaba algo para nada fácil en tan placido sueño. Involuntariamente, como ya se menciono, su mente comenzó a pensar en su invitada, próxima a llegar. Aun despierto, quizás lo habría hecho, repasando su imagen una y otra vez durante algunos minutos que parecerían horas, o horas que parecerían minutos, hasta darse cuenta de lo extraño que se comportaba a causa de ella, desconociendo los motivos. Quizás, también, luciría torpe en el acto ¿Pero quien sabe? Después de todo, estaba casi dormido. Igualmente, aquello hacia; repasar su imagen, su aspecto, sus frágiles facciones al borde de la perfección. Todo a su vista, claramente.

El encantador verde de sus ojos, la blanquecina piel aparentemente delicada, el esbelto rostro y su grácil figura, todo intensificado con su adorable inocencia. Por ultimo pero no menos importante (de hecho, todo lo contrario) estaba su sonrisa; era simplemente algo inexplicable y sin precio. La imagen que tenia de ella ene se momento era casi como tenerla en frente… Demasiado real… Entonces cayo en la cuenta; recién notando que desde hace muy pocos segundos sus ojos se encontraban entrecerrados y, en efecto, allí se hallaba ella; Kokone en toda su especial realidad. Permanecio, en un acto estúpido, viéndola unos segundos, tardando en asimilar su presencia. Unos segundas mas y listo, el rubor se hizo con la blancura de sus mejillas, bañándole con su molesto carmín. Abrió los ojos de golpe, dejando a la vista unos ojos de brillos renovados, cosa normal al despertar.

-K-kokone- se levanto tan rápido como pudo de aquel asiento, agitando sus manos frente asi, excusándose. Nuevamente, aquel Blood no se veía ni pagando entrada; era todo culpa de la chica -Lamento que me tengas que ver así… Solo descansaba… Ya sabes que las clases agotan y todo lo demás- Su habla de a poco recuperaba un ritmo mas pasivo, sumando a esto una leve risa nerviosa. Se llevo la mano a la nuca, rascándola con suavidad. Ahora mismo se preguntaba cuanto tiempo había permanecido así y que tan tonto lucía, quizás que pensaría de el ahora. Se apresuro a intentar desviar su atención a algo mas -Pero ya llegaste, acomódate ahí si gustas- Sugirió con clara y particular prisa, se adelanto hacia las dos sillas, señalando la correspondiente a ella. Mientras, dándole la espalda, el comenzaba a hurgar en el estuche de su bajo los cables y el mismo instrumento. En su rostro se encontraba una expresión grabada de leve nerviosismo, mezclada con una auto-decepción. El siempre quedando de frio o galán en otras ocasiones, mas ahora su comportar se asemejaba al de un chiquillo torpe de actuar bastante inseguro, vacilante. Pero al final, con una anormal demora, consiguió preparar el bajo y su grave sonar, volteándose mas tranquilo a su singular publico.

-Sea como sea... gracias por haber venido- le retribuyo como debió hacerlo hace algún rato, aunque hubiera deseado que no le encontrara casi dormido, realmente agradecía una oportunidad así; con tal artista, con tal persona, con tal amiga.
avatar
Ver perfil de usuario
Localización :
...

Empleo /Ocio :
Musico, duh (?)

Humor :
No te importa realmente...

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Alice~ el Lun Jun 27, 2011 12:09 am

Si, era probable que lo recuerde por bastante tiempo, en especial con estas condiciones encima. Aceptemos que se sentía algo extraña desde que conoció al pelinegro, ya lo había pensado en el camino y el verlo así solo le recordaba un poco más lo que ya tenía presente. Se veía casi angelical, tanto que parecía falso, como si esa aura de tranquilidad llena de brillo no fuera más que un efecto de luces salido de algún lugar. Se podía notar el cansancio que el joven tenía pero también se notaba la tranquilidad al respirar, le hubiese gustado verlo dormir un poco más.

Al final, el mayor se había levantado casi de golpe, con un especial color en sus mejillas. De verdad eso debe verse poco en él y la mayoría de las chicas en el instituto matarían por verlo así, tan natural. No quería decir que el mayor fingiera ser algo que no es, era solo el hecho de que siempre estaba algo serio y, a pesar de la dulce mirada, parecía tener un genio demoniaco. Pero son solo apariencias y ella nunca se ha fiado de ella (Si no, no tendría el representante que tiene).

- No te disculpes, estar cansado no es delito y si tenías la oportunidad de descansar fue bueno que la tomaras – Respondió entrando al salón, cerrando la puerta. Egoísta o no, quería solo ella escucharlo por hoy. No se sentía animada a compartir – Lamento haberlo arruinado – Excusándose por despertarlo.

Asintió y se sentó donde el mayor había indicado, mientras él se preparaba, ella paseaba su mirada por la habitación sin pensar más allá. Con el tipo de arreglo que había dejado, la acústica del salón resonaría de mejor manera, sería un recital que ella no olvidaría. Estaba segura de eso. Sonrió para sí misma que para el exterior; sin notarlo se había perdido en la nerviosa expresión que tenía el mayor, le daba un toque especial a los ojos de la chica. Consideraba que esas facciones con esos toques no se podían ver muchas veces y bueno, le gustaba poder verlo así, pero… ¿Por qué?

Cerró los ojos ladeo un poco la cabeza pensando la respuesta para esa incógnita que ella misma se había planteado. ¿Por qué? ¿Por qué le gustaba verlo de esa manera? Quizás podría deberse a la nacida confianza que le tenía a su nuevo amigo, después de todo, era el único que la trataba por su nombre además él había preparado esto solo por cumplir el capricho que tenia, el querer escuchar su música. La novia de Blood debe tener mucha suerte al tenerlo. Es de esos hombres que no se encuentran fácilmente, sin importar que tan rudo se vea al exterior, por dentro era mucho más valioso.

- Estoy ansiosa por escucharlo que interpretes – Abrió los ojos cayendo en cuenta del tipo de expresión que había puesto al pensar aquella respuesta. No debía distraerse, había venido por algo sumamente importante. Por Blood.


♪ ~La música empieza donde se acaba el lenguaje~ ♪
ღ ღ ღ
avatar
Ver perfil de usuario
¿Qué eres? :
Famoso

Localización :
No muy lejos~

Empleo /Ocio :
Al Mando~

Humor :
Adivínalo ~

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Blood Dupre el Mar Jul 05, 2011 11:45 pm

Mientras afinaba el instrumento, a ratos haciendo sonar las graves cuerdas para comprobar el mismo como sonaban, pensó que tema interpretaría para la contraria. Usualmente, alguien que fuera a ofrecer un “espectáculo” como aquel, tendría preparado desde antes una o dos canciones para su publico, así pudiendo ensayarlas y encargarse de reparar cualquier falencia que estas tuvieran, ademas de lograr cuanta perfección fuera posible… Pero, más allá de la apariencia del salón, Blood no había alistado ningún detalle mas, ni siquiera practico algún acorde o un solo para chequear como se hallaba tras un buen tiempo sin el bajo.

-Hm…- no conseguía tomar una decisión, no porque desconociera o hubiera olvidado las melodías que dominaba, en lo mas mínimo, estas se conservaban frescas e intactas en su cabeza... el problema estaba en que era un bajo lo que iba a tocar; de ser una guitarra habría dilucidado en medio segundo. Esto porque las escalas y notas que la guitarra alcanzaba parecían ser infinitas, sobretodo si se trata de notas mas agudas, por esto el instrumento en si es mas preferido por el publico, por ser mas dinámico, atractivo. Elaborar un solo de guitarra no era algo fácil, pero se tenían mas opciones para componerlo de las que se tenia haciéndolo con un bajo. Un solo de guitarra podía ser mas atractivo con sus constantes variaciones de volumen y sonidos, el solo de bajo era una compilación de sonidos mas graves y profundos, sacarlo de este rango de notas no era algo que cualquier bajista pudiera hacer.

Bueno, al final comparar ambas herramientas musicales resultaba algo torpe, tan fructífero como discutir de temas como política y religión, cosas sin sentido. Ademas la música es un arte pura y sublime, una disciplina en donde cada instrumento es un sistema y procedimiento distinto del otro, aun cuando ambos sean de cuerda o viento, habrán ciertas similitudes pero al final cada uno requiere su propia destreza para ser dominado. Un buen músico sera bueno nada mas si consigue, ya sea por talento nato o practica, dominar su instrumento y conseguir expresarse nada mas con este. A veces es necesaria una inspiración constante, especial, fuerte; que baste nada mas una mirada para que se encienda esa chispa y las notas fluyan por si solas. Ese día, Blood por fin encontró esa inspiración tan única, e iba agradecerle con ese recital.

Aun cuando no entendiera porque disfrutaba tanto su compañía, ese encanto de mirarla o no supiera porque sentía que podría estar horas y horas tocando gustoso a su lado... tampoco se quería molestar en comprender todas esas dudas, era feliz así, compartiendo con Kokone.

El ojiazul dio una final mirada a la figura femenina, sentándose en frente, donde el mismo había preparado una silla más. En última instancia, un ensayo resultaría inútil, pues con ese mirar la “iluminación” le recorrió las venas, comenzando a apoderarse de sus manos, anhelantes de sacar cuanta música pudieran. Le daría aquel gusto a sus manos con un tema poco conocido, como acostumbraba a tocar. –La canción se llama Rushed Love… Ojala te guste- tras la pequeña presentación, acomodo sus manos sobre las cuerdas en el mástil, cerro los ojos, y dejo que la música fluyera, saliera por si sola, en cosa de segundos las falanges se encontraban danzantes sobre las metálicas cuerdas que resonaban en un rítmico compás.

Spoiler:

avatar
Ver perfil de usuario
Localización :
...

Empleo /Ocio :
Musico, duh (?)

Humor :
No te importa realmente...

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Alice~ el Mar Jul 12, 2011 12:13 am

Tenía las manos tomadas sobre su falda, mirando con una enorme sonrisa las preparaciones del mayor. Estaba realmente ansiosa, como si fuera la primera vez que escucharía ese instrumento, que en manos del pelinegro parecía tan nuevo. Se preguntaba que pieza interpretaría, como sonaría, como se vería él concentrado en cada una de las cuerdas, acordes… En fin, que difícil era comprender la rapidez que tenía el chico para causar estragos en ella. Algo a lo que estaba tan acostumbrada, de un momento a otro la dejaba inquieta y nerviosa. ¿Olvidaría este momento? Esperaba que no fuera así, que ninguno de los dos lo olvidaran. Así, al menos ella, se sentiría orgullosa al verlo de pie en un gran escenario frente al público que gritará con fuerzas su nombre. Eso esperaba que sucediera en el futuro del chico de ojos azules.

Rushed Love, se repitió para sí misma sin quitar su mirada del mayor; atenta a cada movimiento que fuera dar. Y cuando las cuerdas comenzaron a sonar armónicamente lo supo. Estaba destinado a ser grande, solo necesitaba el empujoncito correcto y en este instituto definitivamente lo encontraría. En un principio, al verle cerrar los ojos, observó como sus dedos se movían habilidosamente sin desentonar ni arruinar algún acode, la melodía sonaba a la perfección y engatusaba a la chica. No había error, como si el instrumento y el chico se conocieran más que a la perfección, como si hubiesen nacido para estar uno junto al otro y ella, había tenido la oportunidad de presenciarlo. Que maravilloso parecía todo, como si de la nada una luz angelical rodeara al chico y le diera un aire mucho tranquilo del que siempre tenía encima.

Nació la curiosidad. Quería ver más facetas de Blood. Ira, tristeza, celos, felicidad, ni siquiera podía seguir dando una lista, nacido de la nada solo sentía esas ansias por conocer más al joven. ¿Nombre artístico? ¿Cómo será su familia? Sus gustos, disgustos, lo que aprecia, lo que detesta, su ejemplo a seguir, no importaba que fuera, quería saberlo.

Finalmente cerró sus ojos, se olvido de todo pensamiento, dejo de lado la curiosidad y solo se centro en lo que estaba escuchando. Su sonrisa se mantenía impresa en su rostro y sus manos se presionaban con suavidad. Había pasado mucho tiempo desde que ella no era más que un espectador, ahora era ella quien escuchaba y disfrutaba de una presentación.


♪ ~La música empieza donde se acaba el lenguaje~ ♪
ღ ღ ღ
avatar
Ver perfil de usuario
¿Qué eres? :
Famoso

Localización :
No muy lejos~

Empleo /Ocio :
Al Mando~

Humor :
Adivínalo ~

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Blood Dupre el Miér Sep 28, 2011 2:06 am

Durante todo el transcurso de la canción, ambos parpados perduraron cerrados, escondiendo sus azulinos orbes y adquiriendo así un aspecto aún más sereno al habitual, luciendo concentrado ademas, aunque a ratos, una diminuta sonrisa igualmente sosegada se exhibía en sus finos labios. Aquella imagen pacifica de su rostro concebía una peculiar disparidad al enfocarse uno en sus dedos; danzantes, acompasados, perseverantes, agiles y hasta fieros, deslizándose en el mástil en manera ascendente y descendente, saltando de cuerda en cuerda, nota por nota y acorde por acorde. Sometidos esclavos de la música que ellos mismos cosechaban del metal.

La melodía era rauda desde el comienzo y dicha naturaleza subsistía hasta el término, aumentando o disminuyendo parcamente la velocidad entre toque y toque. Con todo y así, no fallo ninguna nota. Ni el mismo comprendía como, los ensayos o practicas con Rushed Love habían sido escasos, agregando el hecho de que en ningún momento su mirada comprobó que sus dedos estuvieran en la posición correcta… realmente no hacía mucho, tan solo permitía vía libre al ritmo para que se apoderase de él y fluyera la música, sintiéndola. Inconscientemente, no solo buscaba quedar bien con la chica dándole un buen espectáculo, sino un momento especial, un regalo, una experiencia agradable que concerniera y perteneciera tan solo a ellos dos.

Finalmente, la sinfonía alcanzo su consumación y sus dedos se detuvieron gradualmente, alejándose un poco de las cuerdas, recibiendo estas su meritorio descanso. Tras esto no paso mucho más y sus ojos por fin se abrieron nuevamente, despacio y descubriendo el par de luceros azules, como si se liberase de un plácido trance. La mirada propia encaro la tan anhelada ajena sin esperar aplausos o muestras de aprobación, buscando solo apreciarla a ella, a riesgo de, otra vez, hacer el ridículo.

Transcurrieron los silenciosos segundos, hasta que hablo.

-¿Qué tal?- pregunto de súbito, sonriendo de manera más pronunciada y superficial, ahora si deseando la complacencia contraria. Ya era feliz habiendo tocado para Kokone, más lo sería si la ocasión se incrustaba entre sus recuerdos y memorias como uno de encanto, que evocara algo, una pequeña sonrisa... algo ocurrido ya en el desde el inicio de todo. Movió los hombros despacio en manera circular, a la vez que sus dedos, tronándolos un poco para soltarlos y todo sin despegar su visión de la castaña, expectante.
avatar
Ver perfil de usuario
Localización :
...

Empleo /Ocio :
Musico, duh (?)

Humor :
No te importa realmente...

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Alice~ el Dom Oct 16, 2011 10:26 am

Con los ojos cerrados y la melodía siendo interpretada por el pelinegro se sintió en otro lugar, muy fuera de este mundo. Su cuerpo se había relajado y su mente jugaba con las notas que formaban esa hermosa tonada. Figuras, paisajes, personas y animales. Aparecían y se iban según la música avanzaba. Le agradaba el poder sentirse fuera de este estresante mundo. Le agradaba estar en esa habitación con quien denominaba su nuevo amigo, solo para ella, no podría decirlo tan a la ligera, los amigos eran cosa de tiempo y muy importantes; no podía comportarse como una niña efusiva y gritar a los vientos sobre esa creciente amistad, tampoco se lo diría a él… más adelante, tal vez.

La música estaba llegando a su fin, al igual que aquel mundo de fantasía al cual había logrado viajar. Aun con los ojos cerrados se concentraba plenamente en la melodía interpretada. Hasta la última nota la podía visualizar en su mente. Qué pena que ya había terminado. Pensó, en lo bueno que sería volver a escuchar esa canción, en algún otro momento.

Se tomo un poco de tiempo antes de abrir los ojos. Sonrió satisfecha, alagada por haber tenido la oportunidad de ser la única en escucharlo. Partió despacio pero los aplausos que daba se hicieron más repetitivos y sonoros, su sonrisa resplandecía al compás de sus aplausos. Lo hizo bien… era poco responder que le había parecido bien. Esa interpretación había sido mucho más que eso.

- ¡Lo haces genial! – Decía entusiasmada sin parar de aplaudir – fue completamente fantástico, no creí que solo un bajo pudiera hacer música tan maravillosa, que tonta, ¿no? Eres increíble, Blood.

Ya estaba más que claro, el joven de cabellos oscuros tenía un futuro más que seguro en el mundo de la música, solo necesitaba el impulso adecuado, solo eso y la fama seria suya. Es cosa sencilla cuando tienes talento y sabes usarlo; ella misma había pasado por ese proceso… debía agradecerle a su hiperactivo representante, sin él, no hubiese llegado ni a pisar los escenarios. Blood necesitaría ese mismo tipo de ayuda y tendría tantos o más fans de los que pudo imaginar.

Mas por impulso que por cualquier otra cosa, se puso de pie y tomo las manos del mayor, rodeándolas con las propias, sin quitar la enorme sonrisa que su rostro llevaba dibujada desde el termino de la canción. Desde cualquier otra perspectiva parecía que la chica haría algún tipo de proposición.

- Estoy ansiosa por verte en un escenario, conquistando por completo al público así como lo acabas de hacer conmigo. Por favor, cuando ese día llegue, permíteme estar ahí – sus ojos parecían tener brillo propio, iluminándolos. Su mirada, de alguna manera, se había fijado en la contraria, hipnotizándose con esos hermosos orbes azules - … Sabes, me gustan mucho tus ojos, son hermosos y parecen tener vida propia – Comentario innecesario, pero sintió la necesidad de decirlo. Si le gustaban mucho aquellos ojos.

Rio nerviosamente, el último comentario estaba fuera de lugar, completamente fuera de lugar.


♪ ~La música empieza donde se acaba el lenguaje~ ♪
ღ ღ ღ
avatar
Ver perfil de usuario
¿Qué eres? :
Famoso

Localización :
No muy lejos~

Empleo /Ocio :
Al Mando~

Humor :
Adivínalo ~

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Blood Dupre el Vie Oct 21, 2011 11:03 pm

Aquel mutismo subsistido entre ambos al finalizar la canción fue percibido como una eterna e incómoda espera para Blood, no obstante, al vislumbrar la encantadora sonrisa contraria, se concibió hacia sus adentros una híbrida sensación de tranquilidad y alivio. Infirió su presentación anterior había contentado a la menor, y muy para su desconcierto, la susodicha comenzó a aplaudir como corroborando dicho agrado, de manera suave al principio e intensificándose gradualmente el sonido al chocar sus pequeñas manos.

Había tocado anteriormente para otras personas, en grupos más numerosos, mas no por eso gentíos, habiendo recibido aplausos equivalentemente sonoros, mostrándose satisfecho, tranquilo y agradecido ante esa muestra de complacencia tan habitual. Sin embargo, aquel momento fue todo lo contrario; sus mejillas fueron usurpadas por un notorio tinte carmín y a lapsos pestañeaba infantil, repetidas veces, contemplando a la menor aplaudir para él, incrédulo, mientras inconscientemente la diminuta sonrisa esbozada por él se ampliaba. Por vez primera reaccionaba así ante tan común gesto, sin comprender porque, pero sabía que significaba mucho para sí mismo haber alegrado a Kokone con una mera melodía, efímera pero significativa.

-G-gracias- respondió apenas, no pudo agregar más. Se sentía tanto torpe por el maldito tartamudeo y la escasez de palabras, pero observar la faz de la muchacha sonreír así resultaba hipnótico -No sé si soy increíble, pero algún día lo seré- el sonrojo no disminuía en lo más mínimo, lo compensaba con poder controlar mejor su habla -Me alegro que te gustara, de verdad… gracias.

Si lo hubiera pedido, habría podido repetir la pieza o bien tocar mil más solo para ella. Su gélida mirada siguió la figura ajena en su movimiento al levantarse, siento tomado con la guardia baja al ser cogido por las manos. Su cuerpo reacciono únicamente con una sutil auto-parálisis, cruzando también sus luceros con los de la chica, perdiéndose en su esmeraldina tonalidad. Su rostro se mostraba muy levemente confundido, dudoso, asimismo su sonrisa ya no estaba y sus ojos se conservaron estáticos.

En silencio y sin despegarle la mirada de encima, la escucho atentamente. Hubiera gustado decirle que le bastaría con que sola ella estuviera allí sin importar cuanta gente le viera, que aquel día solo tocaría por y para ella, que no necesitaba a nadie más, no precisaba ni de fama u ovaciones, nada más requería de una guitarra o bajo y una presencia especial; la de Kokone.

Por supuesto, jamás lo sabría, al menos no de momento.

-¿Mis ojos?- cuestiono susurrante, escapando de su caótica mente para hallarse algo descolocado con su ultimo comentario. Definitivamente estaba fuera de contexto, mas no le molestaba, avergonzaba quizá al no estar acostumbrado a ciertos cumplidos, pero molestarle jamás. Por impulso compartido, sus manos se aflojaron, liberándose así de la parálisis. Respondieron apretando con cálida suavidad las de ella, ahora el envolviéndolas y repartiendoles una leve caricia. Cerró los parpados unos momentos y, con sincera ternura, esbozó una sonrisa dedicada solo a la menor.

-Tu sabrás que les ves- respondió entreabriendo los ojos, contemplando nuevamente los esmeraldinos luceros -Prefiero los tuyos…- soltó solo una de sus manos, la diestra, llevando esta misma con confiada lentitud a una de sus mejillas, sin preocuparse por sus reacciones y acariciando suavemente su pómulo.

-Me encantan- dijo finalmente, sin detener la caricia, ni aflojar el agarre en su mano, ni apartar la mirada de la suya. El comentario pronunciado por la interlocutora se hallaba fuera de lugar, pero quizá las respuestas físicas e internas de Blood lo estaban aún más.
avatar
Ver perfil de usuario
Localización :
...

Empleo /Ocio :
Musico, duh (?)

Humor :
No te importa realmente...

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Alice~ el Jue Dic 29, 2011 5:49 am

- No te puedo asegurar un porque, pero de verdad me gusta tu mirada. Es como si el color de tus ojos fuera penetrante, tanto que podría hipnotizar…

De un momento a otro sus mejillas se habían coloreado rápidamente, casi encendiéndose. Pestañeó un par de veces algo sorprendida. Claro, principalmente ella había comenzado con sus cosas fuera de lugar e impulsivas pero no esperaba esa respuesta del contrario. Para ella, su propia mirada no destacaba demasiado. Creía que era algo apagada en comparación a otros, muy contraria a la viva mirada que el contrario tenia, a su parecer era hermosa. Muchas veces creía que esta tonalidad propia en su mirada se veía mucho mejor en su padre que en ella. En ese hombre joven con esa sonrisa comprensiva que era su padre, todo parecía ser mejor. Recordaba tanto alago que escuchaba de otros.

- M-muchísimas gracias – respondió algo nerviosa al sentir la suave caricia proporcionada por el contrario. Cerró los ojos por un momento, sintiendo el suave roce contra su piel.

En su posición, era difícil guiarse por las apariencias. Su representante le ha dicho muchas veces que no se debía dejarse llevar por otros comentarios y reaccionaba como salvaje cuando posaba su mirada en desconocidos. Para ella, el primer amor había sido difícil. Había caído a primera vista y luego solo de malas experiencias había seguido, hasta poder olvidarle. No quería ponerse a pensar que con el pelinegro seria de esa manera. El amor a primera vista no existe, escucho muchas veces. Se necesita tiempo para conocer a alguien, repitieron. Aun eres una niña y te queda mucho por vivir… que molesto era escuchar eso, lo comprendía, no necesitaba que se lo repitieran de manera constante. Además ella debía cometer sus propios errores, sino, ¿Como aprendería de ellos?
Abrió los ojos con lentitud cruzando su mirada con la ajena. Sonrió con dulzura, relajándose y apagando el rubor de sus mejillas. No tenía palabras; el nerviosismo anterior le había dejado la mente en blanco y parecía no haber despertado completamente.

- ¿Q-que haremos ahora? – Pregunto entrecerrando los ojos y ladeando un tanto el rostro acompañado de su dulce sonrisa. Realmente quería compartir más tiempo con el mayor, no importaba si solo rodaban en el piso o paseaban por los alrededores. Tenerle como amigo le parecía tan lindo.


♪ ~La música empieza donde se acaba el lenguaje~ ♪
ღ ღ ღ
avatar
Ver perfil de usuario
¿Qué eres? :
Famoso

Localización :
No muy lejos~

Empleo /Ocio :
Al Mando~

Humor :
Adivínalo ~

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Blood Dupre el Miér Feb 22, 2012 5:49 am

Era extraño, la conoció apenas ese mismo día y tras cruzar unas cuantas palabras con ella, había desarrollado una insólita conexión de la cual recién entonces comenzaría a darse cuenta. En primera instancia, dicho lazo parecía ser solo una amistad volátil y prometedora, común como cualquier otra e igual de especial… sin embargo, ahora mismo descubría ciertos efectos sobre sí, cosas que no le ocurrían con otras amistades, o bien nunca se manifestaron tan prematuramente y menos con tal intensidad. Básicamente le resultaba insólito sentirse tan cómodo y a gusto con alguien con tal prontitud; cuando surgió el primer encuentro directo entre ellos, naciendo también su plática, la castaña dio una excelente impresión, lo consideró un momento demasiado agradable como para tratarse de un primer encuentro, encima la charla no fue siquiera introspectiva.

Abandonó de súbito aquel breve enclaustramiento mental cuando la contraria hubo perpetrado la aparentemente tímida interrogante, cuestionándole acerca de lo siguiente que harían, poniendo al joven intérprete de vuelta en su realidad y también haciéndole llegar a un punto muerto.

-Ah…- su mandíbula cayó un par de centímetros, queriendo emitir la respuesta correcta, contrariamente de su interior solo salió el torpe y dubitativo monosílabo, no previó que su amiga buscaría pasar más tiempo con él ya que supuso tendría otros compromisos o deberes, por tanto no tenía ningún plan. Asimismo, notó la localización de su propia mano todavía posada sobre la suave mejilla ajena, removiéndola enseguida con secreto pesar, prefiriendo mantener el gentil contacto, no obstante no quería aumentar la posible incomodidad del asunto ocasionado por los anteriores comentarios inconexos despedidos por ambos -Realmente no sé, podríamos vagar por la academia u otro lado, igualmente deberíamos salir del salón pronto... debo devolver las llaves- contestó intentando resolver con diligencia el pequeño dilema, fingiendo una actitud normal, como si nada sucediera en su cabeza.

¿Cuánto tiempo duró su parsimoniosa caricia? Lo sintió sempiterno, aunque seguramente fueron solo escasos segundos. Claro, aquel era otro punto a destacar; sin quererlo, la menor tenía la capacidad de distorsionarle a Blood su percepción del tiempo sin ningún patrón fijo. Retorna el caso de la conversación en la cafetería, allí sintió su estancia muy corta, vastamente gratísima, pero precariamente efímera. En cambio, ahora mantuvo solo un contacto visual y superficial, extrañamente lo percibió muchísimo más prolongado. Aun sentía que podía experimentar un millar de sensaciones extra con chica porque recién estaban conociéndose… y eso era lo más paradójico de todo.
avatar
Ver perfil de usuario
Localización :
...

Empleo /Ocio :
Musico, duh (?)

Humor :
No te importa realmente...

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Alice~ el Dom Feb 26, 2012 9:09 am

No era como que no tuviera nada que hacer o como si arrancara de sus labores. Por el contrario, sabía perfectamente que debía terminar sus deberes y preparar los temas que la disquera necesitaba para el nuevo demo que sacaría en cosa de uno o dos meses pero, por alguna razón, no le importó; quizás luego el tiempo le jugaría en contra pero no era nada que no lograra solucionar, después de todo, era como la gente decía, ella tenía un don para la música. Ahora, sentía que era mucho más importante el quedarse con el contrario. Ciertamente, no era muy de amigos, le era difícil entrar en contactos con otros por su personalidad a veces retraída o por lo extravagante que era su manager; ahora, por el contrario de la mayoría de las veces, se encontraba sola y a gusto, no desperdiciaría la oportunidad de conocer un poco más al “sempai”.

Su dulce miraba, se mantenía fija en la del contrario, sin pensar en la incomodidad que podría ocasionarle al mayor. Incluso aunque no fueran más de unas horas, consideraba que la compañía del contrario le era cómoda y no solo eso, sentía que pronto se ganaría un gran amigo. Al menos su crédula personalidad pensaba en aquello como si fuera algo demasiado seguro. Y, como había sentenciado antes, realmente estaba interesada en ver los pasos al estrellato que podría dar el pelinegro. Incluso pudiendo volverse la competencia, debía aceptar que era bueno en lo que hacía y lo mucho que ansiaba verle pronto sobre un gran escenario, listo para sorprender al público como lo había hecho con ella minutos atrás.

- ¿Te ayudo a ordenar? – Preguntó mirando a su alrededor, algo era obvio, ni las sillas ni las mesas iban en esas posiciones, era claro que el mayor las había ordenado, gesto que le había parecido muy lindo. Por eso mismo, creía que era parte de su obligación ayudarle a ordenar, al fin de cuentas el mayor le había permitido escucharle a través de la música – Después, creo que dar vueltas por el jardín sería una buena opción para ambos. El clima favorece la idea, ¿No crees?

Su mirada se había perdido por instantes a través de una de aquellas ventanas. Ciertamente corría una tranquila brisa en el exterior, acariciando las hojas de los arboles, haciéndoles danzar con suavidad.


♪ ~La música empieza donde se acaba el lenguaje~ ♪
ღ ღ ღ
avatar
Ver perfil de usuario
¿Qué eres? :
Famoso

Localización :
No muy lejos~

Empleo /Ocio :
Al Mando~

Humor :
Adivínalo ~

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Blood Dupre el Vie Mayo 25, 2012 8:27 am

A continuación de pronunciar aquellas últimas palabras, y mientras tanto la menor se disponía a proseguir la extendida plática, aprovechó de inspeccionar discretamente el amplio salón de clases en una examinadora ojeada para estimar más o menos cuanto demoraría en ordenar todo el lugar y dejarlo tal cual se lo habían prestado. Ya había sido un poco agotador acomodar todas las mesas, sillas y el resto del instrumental allí alojado para crear ese improvisado “escenario”, recomponer el estado original del aula no sería muy diferente. Seguramente el tiempo que le tomaría reordenar el cuarto sería mayor al de la duración de Rushed Love, pero de cualquier modo había valido el esfuerzo ejecutar aquella presentación para Kokone, verle sonreír y hacerle pasar una tarde agradable. Blood continuó recorriendo la periferia con su pacífico mirar sin descuidar la atención puesta sobre la chica, por tanto le respondió sin demora en cuanto escuchó su suave voz, motivado con la idea que acarreaban sus palabras.

-Si quieres, en verdad algo de ayuda no me vendría nada mal… solo déjame ver de qué nos ocuparemos primero- contestó agradecido con la oportuna propuesta mientras volvía a repasar su alrededor con la mirada, siempre atento al habla ajeno. La pesada batería desarmada fue lo primero en captar su atención al ser la labor más molesta, no obstante no podían irse sin armarla o el pelinegro se ganaría un buen regaño por parte del profesor. Definitivamente el asunto se tornaría expedito si él se ocupaba de la batería y la contraria ganaba tiempo colocando las mesas en sus respectivas hileras; la organización estándar para cualquier sala. Antes de poder darle su tarea correspondiente a su acompañante, la misma se le adelantó y sugirió lo que podrían hacer luego.

-¿Dar vueltas por el jardín?… Suena simple y divertido, me gusta- contestó agraciado, no se le ocurriría nada mejor, asimismo sería buena oportunidad para conocer mejor a su nueva amiga; intereses, metas, cosas de ese estilo -¿Podrías ordenar las mesas y sillas en filas? Ya sabes, como el resto de las aulas… yo me haré cargo de armar esta cosa- comentó lo último con cierto fastidio sutil, él y ese instrumento de percusión compartían una relación complicada. Ya habiendo repartido el trabajo se distanció de Kokone, tomando lugar cerca de las piezas del instrumento, levantándolas y comenzando el hastiante proceso de ensamblaje.

El silencio había regresado y el solo esperaba que su dialogante fuera buena prolongando conversaciones, él podía hablar de todo, pero no era mejor orador de la academia.
avatar
Ver perfil de usuario
Localización :
...

Empleo /Ocio :
Musico, duh (?)

Humor :
No te importa realmente...

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Alice~ el Vie Mayo 25, 2012 6:52 pm

Por instantes. Le pareció que el contrario se perdía observando a su alrededor. Su linda mirada repasaba una y otra vez aquel salón. Aun así respondía a cada uno de sus comentarios con normalidad, como si, incluso sin despegar al mirada de entorno, escuchara con atención cada una de sus palabras. Ella misma se mantuvo tranquila esperando las instrucciones a seguir que el mayor le otorgara, sin evitar soltar un comentario en medio de su espera. No quería solo quedarse con la idea de escuchar su música, sería mucho más grato poder continuar, aunque sean un par de minutos más, conversando con él sobre lo que sea que se les viniera a la mente. Le era importante poder establecer algún tipo de contacto con el mayor, hasta ahora nadie se había acercado a ella con tranquilidad y mucho menos habían tenido el valor de enseñarle sus habilidades, como si el nombre “Alice” les repeliera. Blood parecía diferente al resto. Él se dirigía a ella por el nombre de Kokone y ella, no apreciaba un trato especial por ser quien era. A su parecer el mayor, tenía el mismo aspecto que con el resto en el instituto, pero valla a saber, después de todo no eran compañeros de curso y escasamente le veía entre los pasillos por estudiar en pisos diferentes.

- Claro, déjamelo a mí – Pronunció con entusiasmo observando el salón para organizarlo como el resto de los salones. Era una tarea sencilla, claro, seguramente luego de un par de mesas y sillas podría sentirse cansada pero era lo mínimo que podía hacer como agradecimiento al mayor; después de todo, no solo le había permitido escucharle un rato, también había preparado, solo, todo el salón para esta pequeña presentación.

Con tranquilidad comenzó por acarrear las mesas y sillas del salón, una a una iba ordenándolas y dejándolas lo mas aparecido al orden de los salones del resto del edificio. A ratos, se perdía observando su progreso, analizando que tan mal iba quedando y cuanto tenía que corregir para que quedara lo más semejante a perfecto. Creyó que mientras más ordenado quedara menos notarían los maestros el cambio momentáneo que había tenido el salón. Habían pasado un par de minutos y los sonidos que llenaban el salón eran sus pasos, las mesas y sillas que buscaba no arrastrar y al mayor, armando aquella batería. Le miró por instantes, divertida.

- Nee, Blood… - Su voz, hizo eco en el lugar, mientras continuaba moviendo una de las aun restantes mesas – ¿Quiénes son tus artistas favoritos? – Encuestó sin rodeos ni detenerse a pensar que quizás es una pregunta que no le correspondía hacer. Por instantes olvido el tipo de posición que ella misma tenía como artista. Incluso si lo recapacitaba ya no podía solucionarlo, después de todo ya había soltado la pregunta.


♪ ~La música empieza donde se acaba el lenguaje~ ♪
ღ ღ ღ
avatar
Ver perfil de usuario
¿Qué eres? :
Famoso

Localización :
No muy lejos~

Empleo /Ocio :
Al Mando~

Humor :
Adivínalo ~

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Blood Dupre el Miér Jul 18, 2012 8:59 am

Ya con sus respectivas tareas asignadas, cada estudiante dejó de lado la amena plática y se centró en ejecutar su labor con muda diligencia, siendo el metálico arrastre de los muebles y los livianos pasos de la menor los únicos sonidos que llenaban el callado ambiente. En otras circunstancias dicho silencio le habría parecido incómodo, sobretodo tratándose de Kokone, sin embargo la tediosa labor de rearmar la masiva batería absorbía toda la concentración del mayor. Sus manos laboraban tal cual lo hacían al tocar alguna melodía conocida, moviéndose con suma fluidez en secuencias maquinales casi programadas, se sabía de memoria dónde iba tal pieza, cuanto debía apretar cada tornillo e incluso cuan cerca o lejos tenía que situarse un componente del otro. El instrumento tenía bastantes piezas pues se trataba de una confección profesional, muy distinta si la comparaba con la que tenía su vieja banda dentro de la cochera donde solían ensayar.

Pensó en los buenos tiempos mientras ajustaba los últimos detalles con una ligera sonrisa, la cual se amplió involuntariamente al oír a la chica llamarle, volteando en su dirección y abandonando enseguida la inmersión causada por su tarea. Creyó iba a necesitar ayuda con algo, en lugar de eso le hizo una pregunta que reanudaría la pausada conversación entre ambos.

-Casi todas son bandas extranjeras de estilos algo diversos- respondió de momento, regresando la mirada al ensamblaje de la batería, aprovechando de pensar algunas bandas -Están los Sex Pistol,, Guns N’ Roses, Bon Jovi, Red Hot… también esta Porcelain Black, aunque la actual tiene demasiado Pop para mi gusto. Lo más “pesado” dentro de mis gustos serían Pantera o Megadeth… con eso podrías hacerte una idea.

No le disgustaba el Pop, algunas canciones favoritas de él tenían ciertos toques de ese género en distintos niveles, mientras no fuera completamente Pop o contuviera una buena guitarra podría gustarle. Tenía sus excepciones claro, pertenecientes en su mayoría a décadas pasadas. Respecto al material nacional, existían bandas japoneses bastante buenas, pero prefirió omitirlas. Acompañando al término de su respuesta vino también la conclusión de su tarea, ya estaba listo. Se levantó del suelo, estirándose una vez de pie, girándose a ver a la castaña y contemplar el resultado de su trabajo.

-Buen trabajo ordenando el lugar- comentó felicitándole, a continuación decidiendo preguntarle lo mismo -Entonces dime ¿Cuáles son tus bandas favoritas?- le interrogó con voz suave, acercándose lentamente a ella, tomando asiento en una de las mesas.
avatar
Ver perfil de usuario
Localización :
...

Empleo /Ocio :
Musico, duh (?)

Humor :
No te importa realmente...

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Alice~ el Vie Jul 20, 2012 6:23 pm

El cumplir con su tarea asignada realmente no fue un problema. Se había entretenido a su manera moviendo las mesas y sillas a sus respectivos lugares, como si fuera la mejor tarea del mundo; quizás se debía a aquella personalidad suya que fácilmente escapaba a un lugar tan fuera del mundo. Sin darse cuenta del paso del tiempo y del avance en su propio progreso escuchó las respuestas del mayor. Se quedo pensando un poco en ello antes de hacer algún tipo de comentario. Si que eran distintos, incluso en un lugar donde la música lo es todo, los estilos siguen siendo tan variados como las personas que les conforman.

Sonrió con dulzura ordenando la última mesa con su respectiva silla, había escuchado de cada grupo y conocía un par de canciones de algunos pero nada de eso estaba dentro de su repertorio. Su voz era mucho más suave que la de cualquiera de aquellos reconocidos interpretes. Incluso forzando la voz sabía que no escucharía tan bien como en ellos.

- Me hago a una idea. Creo que tus gustos van muy acorde a como luces… como explicarlo… muchas veces solo nuestra apariencia es suficiente para saber qué tipo de gustos poseemos…. – Le vio acercase y solo sonrió con dulzura – Al menos eso creo. – Aclaró como si fuera necesario o una obligación.

En realidad en ningún momento pensó que el mayor podría tener un gusto igual al propio. Claro, el mayor no parecía de aquellos que se desvivieran por música como el pop o incluso música tradicional. Al contrario de ella, aunque claro, era difícil mantener sus gustos en secreto. Seguramente hace un par de meses algo debió contarse en esas revistas donde su representante le obligaba a salir, repitiendo que era buena publicidad.

- Veamos… yo prefiero el pop – Respondió llevando el dedo índice sobre sus labios – El tipo de ritmo e incluso los tonos en las voces me agradan más que otros estilos, además es el estilo en el que me desarrollo así que pienso que es natural que me guste… Aunque, últimamente no escucho muchas bandas mis favoritas siempre serán Larc~en~Ciel y X-japan – Pensó en alguna banda extranjera, venían pocos que mencionar – Me gusta mucho Michael Jackson e incluso Madonna. Sé que no pertenecen a mi generación pero me gustan de todas formas.

Claro que no era de esas que se cerraban y escuchaban solo música de aquel estilo. En su reproductor se podía encontrar música electrónica, alternativa e incluso algo grunge e indie. Gracias a la influencia de su padre también era común que supiera de música tradicional, que incluso se atreviera a interpretar algunas piezas cuando estaban en casa.

Con la misión bien cumplida se pregunto qué paso seguiría, que lugar podrían recorrer con calma sin iniciar mal intencionados rumores sobre aquella naciente amistad. Y le había pasado un montón de veces, como si ella no tuviera derecho a hacer amigos.


♪ ~La música empieza donde se acaba el lenguaje~ ♪
ღ ღ ღ
avatar
Ver perfil de usuario
¿Qué eres? :
Famoso

Localización :
No muy lejos~

Empleo /Ocio :
Al Mando~

Humor :
Adivínalo ~

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Blood Dupre el Lun Ago 13, 2012 4:23 am

Comprendía perfectamente a que se refería Kokone cuando mencionó aquella relación existente entre sus gustos musicales y aspecto, después de todo, la secuela más reconocida pertinente al infeccioso ámbito musical era la inconsciente metódica con la cual conseguía influenciar a las audiencias en dispares intensidades a través de las distintas épocas. En reiteradas ocasiones, la música de una banda famosa o un género en específico consiguieron marcar pronunciadas tendencias en la juventud de su respectivo entonces, siendo así parte importante de la cultura de dichas generaciones, como fue el caso del Punk y el Rock. El tímido “al menos eso creo” adjuntando al final de la oración recitada por la contraria le sonó a modesto agregado, innecesario además, pues Blood opinaba del mismo modo; el indiscriminado goce hacia la música intervendría inevitablemente en la identidad de quien la escuchase adrede.

-Ya veo… Michael Jackson es un clásico innegable, pero no es necesario pertenecer a la generación suya o a la de cualquier otro gran artista para oírle, la buena música sobrevive al tiempo por algo ¿No?- la última parte podría sonar un tanto retorica e inusual viniendo de alguien como él, no obstante se trataba de una opinión honesta. Optando por centrarse en la respuesta ajena de manera íntegra, comentó a continuación el otro par de bandas mencionadas -De X-Japan no puedo decir nada, ya que jamás he oído alguna canción suya, mas he oído bastante de Larc y de vez en cuando escucho algún tema de ellos- personalmente creía que estos últimos tenían bastantes aptitudes, incluso sabía que en ocasiones demostraban su versatilidad al intercambiar roles en pleno concierto. Pausó brevemente la conversación al percibir el tardío estado del cielo tras ojear la ventana, alzó entonces el índice diestro y se levantó del mesón para coger las llaves situadas en el extremo contrario del aula, solicitándole en muda petición un minuto de espera a su apreciada dialogante con aquella mímica anterior. Avanzó diligente hacia una mesa cercana, tomando el llavero y agachándose a coger el estuche de su bajo anteriormente guardado, colgándoselo al hombro.

-Mejor será ir afuera- dijo tras dirigirle una mirada serena a la muchacha, encaminándose al escritorio del profesor, abriendo luego un cajón y depositando en su interior las llaves. Sonrió satisfecho y dio una última mirada alrededor para confirmar que nada se les olvidase, y así era, afortunadamente todo yacía en su lugar, impecable. Discretamente ansioso por compartir más de su tiempo con la joven artista, se acercó a la misma conservando su expresión neutra -Entonces ¿Al jardín?- inquirió con un tono de leve emoción tácita, perceptible quizá para Kokone.

Aguardó de pie, procurando no divagar por enésima vez entre esos furtivos pensamientos. Ya tenía entendido que no solucionaría nada al cuestionar el por qué andar junto a ella le azoraba de tal forma. En lugar de permitirle a su mente maquinar tanto lio, se dedicaría a disfrutar el momento, tendría toda la noche para pensar. Era como la música, no se debía entenderla, sino sentirla.
avatar
Ver perfil de usuario
Localización :
...

Empleo /Ocio :
Musico, duh (?)

Humor :
No te importa realmente...

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Alice~ el Sáb Sep 08, 2012 1:58 am

Pensó en lo mucho que admiraba a aquel hombre ya había dejado de manera corpórea la tierra, Michael Jackson no solo se caracterizo por sus peculiares estilos y por lo excéntrico de su personalidad. Su música, su obra en escena, ese perfeccionismo que tenía para todo. Eso era lo que más admiraba. El cómo, siendo un niño, comenzó a subir y a subir siendo considerado un Rey en la música. Deseaba conseguir ese mismo tipo de logro. Que su voz resonara a través del tiempo, que fuera capaz de llegar a ser la inspiración para aquellos que la escuchen. Incluso en la posición que se encontraba, se mantenía insegura. Sabía de lo que era capaz su voz pero no de que tan lejos llegaría ni mucho menos que tipo de influencia se volvería.

- Sip, al jardín – Asintió mientras, por inercia, ordenaba sus ropas avanzando hacia la salida - Sabes, es algo raro pero… poder conversar contigo es agradable – Comentó con una sonrisa, perdiendo luego la mirada por aquella ventana, finalmente volviendo a fijar en el mayor – No sé porque será pero me gusta. Me hubiese gustado entrar antes al instituto, quizás hubiésemos contado con más tiempo para volvernos buenos amigos.

Quizás esa niña que aun era solía hablar demás, sin bases. Era parte de su tranquila naturaleza él solo decir que pensaba o sentía. En muchas entrevistas debió notarse y terminó por ser reprimida. “No digas esas cosas, Alice-chan” repetía el albino que tenia por manager, que, incluso sin molestarse de verdad, se preocupaba con esa poca capacidad suya para omitir u ocultar cosas. No va a pasar nada, pensaba todo el tiempo aun sabiendo que no era verdad. El mundo es cruel, muy cruel, tanto con quienes mienten como con quienes viven diciendo la verdad.

Salió con tranquilidad de la habitación, deteniéndose a unos pasos esperando al pelinegro de linda mirada. No podía solo avanzar por su cuenta, después de todo, iba con Blood. Observó el corredor. Aun quedaban alumnos que paseaban por ellos, entre risas y conversaciones variadas. Aun cuando llevaban un par de semanas, seguía causándole incomodidad las miradas de quienes aquí eran sus pares. Como si ella fuera de un mundo distinto, muchos no se acercaban y evitaban mirar a los ojos, como si fuese a atacarles en algún instante. Los pocos que quedaban le repetían casi con idolatría lo mucho que querían oírla cantar en las clases. No sabía que tan alagada o preocupada sentirse. Blood, era el único que no había tenido dicha reacción. Era quien la llamaba por su nombre verdadero y que no hacia diferencia por su popularidad tanto dentro como fuera de este lugar.

De manera inconsciente soltó un suspiro aliviado. Se sentía bien poder tener un momento para sentirse como una chica normal. Aunque fuera solo una ligera amistad le gustaría el conservarla.

- Vamos~ Quiero caminar pronto – Anunció sonriéndole de manera infantil – Nos divertiremos recorriendo el lugar.


♪ ~La música empieza donde se acaba el lenguaje~ ♪
ღ ღ ღ
avatar
Ver perfil de usuario
¿Qué eres? :
Famoso

Localización :
No muy lejos~

Empleo /Ocio :
Al Mando~

Humor :
Adivínalo ~

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Blood Dupre el Jue Sep 20, 2012 2:39 am

-Ya voy, ya voy… claro que nos divertiremos- la animosa acotación soltada por la chica no hizo más que enternecer la predeterminada neutralidad del estudiante mayor, transmitiéndole esa alegría suya que lucía inquebrantable, contagiándole con la misma y sacándole una boba e involuntaria sonrisa cuyo esbozo no podía contener. Salió hacia el desolado pasillo y cerró la puerta tras de sí, dando así por terminado su uso, luego echó una mirada a ambos lados del largo corredor para inspeccionar la actividad que había a aquellas horas al interior de la enorme academia, encontrándose con un escenario muy diferente al que frecuentaba ver en los horarios matutinos. Lo único que alcanzó a ver fue a un pequeño grupo de tres o cuatro estudiantes de menor grado recorriendo el lugar, y según veía, recién habían terminado la última clase del día y seguramente ahora se dirigirían a sus respectivas habitaciones u hogares. Captó su atención por un breve instante el notar que dos muchachas del grupo dieron una discreta mirada de análisis hacia ellos, o más bien a Kokone, algo que asumió como normal, después de todo, aun dentro del ambiente estudiantil la chica no podría quitarse de encima ese estigma de artista profesional. Él no quería darle un trato así, si bien la admiraba, poder brindarle una amistad común a alguien con su estilo de vida servía como un ameno escape de las usuales molestias del estrellato.

Sin embargo, Blood ignoraba que las chicas habían ojeado con curiosidad a la contraria al verla junto a él, pues se trataba de un par que no muchos habrían imaginado andando juntos por ahí. De cualquier manera, sus intereses entonces eran seguir disfrutando de tan especial tarde con Kokone, así que sujetó la correa del estuche con una mano y la otra reposó en su bolsillo, alistándose a avanzar. Quedó mirando durante un momento a su compañera, moviendo la cabeza e indicando el camino que debían seguir ponerse en marcha. Viéndola ya dispuesta, no hizo esperar más y empezó a caminar con ella al lado, rumbo a los extensos jardines que aguardaban tranquilos bajo un típico pero siempre encantador cielo de ocaso.

Silencioso como era, aunque no introvertido, no le nació hablar durante un trayecto tan corto, podrían hablar cuanto quisieran allá afuera. Más de una vez miró cada cierto intervalo de veleidosos segundos a su acompañante, esforzándose por no sonreír de esa estúpida manera, fallando un par de veces. Nadie podía culparlo, no podía recordar la última vez que se había sentido así, la verdad es que sentía cierta alegría y satisfacción cuando conseguía sacarle una sonrisa, más aun habiéndola entretenido con la pequeña demostración musical de hace algunos minutos. Le gustaba verla… ¿Feliz?, quizá era un término exagerado, recordaba haberla visto siempre radiante cuando la veía a la distancia en los pasillos, pero no podía negar que aquello se sentía bastante diferente. Tal vez siempre era así de alegre, mas fuera como fuera la realidad, no quería ni pensaba dejar de hacerla sonreír.

Era una promesa.


Tema finalizado.
La trama continúa aquí.

avatar
Ver perfil de usuario
Localización :
...

Empleo /Ocio :
Musico, duh (?)

Humor :
No te importa realmente...

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.